5 poses que funcionan en fotografía boudoir

JAVIER J CESAR – FOTOGRAFÍA BOUDOIR, GLAMOUR & DESNUDO ARTISTICO EN MALAGA

Esta entrada va orientada tanto a las mujeres que quieren mejorar sus poses y verse mejor en sus fotografías, como a fotógrafos aficionados, especialmente a la fotografía boudoir. No son más que cinco sugerencias de posado que, según mi experiencia, funcionan muy bien con todo tipo de modelos y de no modelos. No pretendo que te conviertas en modelo o fotógrafo profesional con estos trucos, pero estoy convencido de que mejorarán tu trabajo. Es habitual que cuando nos disponemos a realizar la sesión fotográfica, sin mucha idea, el fotógrafo o la modelo se bloqueen, arruinando el reportaje. Una sesión fotográfica, de moda, de bodas, boudoir o del estilo que sea, no estará completa si las poses son muy repetitivas y no hay una variedad interesante de tomas, por eso es muy recomendable tener una guía de posado y experimentar con ella para poco a poco definir nuestro estilo. Todas estas posturas están pensadas para realzar la belleza femenina de forma natural, siempre que el fotógrafo tenga buen ojo para destacar los puntos fuertes y ocultar los detalles que no se deseen mostrar. Ten en cuenta que estás poses son un punto de partida y que con ligeras variaciones y tu toque personal conseguirás que tus fotos sean mucho más atractivas.

Y ahora sí, os dejo con mis recomendaciones para vuestras poses de boudoir:

1.- Coloca a tu modelo de pie contra una pared. Es una buena pose para comenzar una sesión, especialmente para alguien que no está acostumbrado a posar ante la cámara. Nos transmite naturalidad, es fácil de realizar y ayudará a romper el hielo. Especialmente al principio del reportaje es interesante mostrar algunas de las mejores fotos a la modelo; si le gusta lo que le muestras tienes mucho camino ganado. Tendremos gran impacto visual en estas poses si tenemos en cuenta el arco que forma el cuerpo contra la pared, la posición de las manos y la fuerza de la mirada. Las manos y dedos no deben verse rígidas, siempre es mejor una posición neutral y elástica. Podemos realzar la silueta con iluminación de contra a la vez que le damos un toque sensual y misterioso a la imagen.

 

2.- Más del 50% de las fotografías boudoir son realizadas en una cama. Una pose que suele funcionar correctamente es la modelo tumbada boca abajo sobre la cama. Es una pose cómoda y la modelo no tendrá la sensación de mostrar demasiado. Como en el caso anterior, para que la silueta sea más atractiva, la modelo debe arquear ligeramente su cuerpo y, o bien no apoyar la cintura directamente sobre la cama o apoyar un lateral únicamente. Las piernas cruzadas le darán un toque de interés a esta pose. Puedes probar diferentes puntos de vista y ten en cuenta que la imagen puede llamar más la atención del espectador si tu modelo ocupa la diagonal de la fotografía. Recuerda que una comunicación fluida entre fotógrafo y modelo os proporcionará una experiencia más agradable, dará confianza a la modelo y será de gran ayuda para eliminar esos nervios iniciales, especialmente para quien no ha posado antes. Os aseguro que se notará en los resultados.

3.- Poses tumbada boca arriba con las piernas en alto. Tanto en la cama, en el suelo o en un sofá es una opción muy interesante. En función del punto de vista que tomemos nos podemos centrar en la silueta de nuestra modelo o en alguna parte concreta de su cuerpo.  La modelo debe procurar no quedar aplastada contra la superficie; insisto en el arco de la cintura, ya que creo que es muy importante para fomentar el atractivo. Pídele siempre a tu modelo que no permanezca completamente estática, deslizar las manos por su pelo, las piernas o jugar con la lencería. Todo esto le dará valor añadido. El dinamismo en este estilo de fotografía es crucial.

4.- No olvidemos el juego que nos puede dar el borde de una cama, de un sofá o cualquier mueble bonito.  Existen multitud de posibilidades en este caso. La modelo puede comenzar sentada en en el filo de un sofá y dejarse caer hacia el suelo o bien puede realizar la pose contraria, subiendo a la cama desde el suelo de frente a la misma. Utilizamos estas poses según los puntos fuertes de la modelo. Siempre debemos saber de antemano cuales son los puntos fuertes y menos fuertes para, durante la sesión, tratar de fomentarlos o evitarlos. No debemos empeñarnos en una pose concreta si no favorece a nuestra modelo, aunque la hayamos realizado con otras personas y haya funcionado.

5.- Posición de rodillas. Sin duda una de las poses más recurrentes en la fotografía boudoir. Realmente es interesante, ya que nos permite adaptarla a cualquier tipo de modelo y superficie, mostrando u ocultando las partes según nos convenga. Me gusta incorporar elementos como una sábana, una manta o un cojín, ya que puede ayudarnos a crear una atmósfera más sugerente que explícita. Recuerda realizar fotografías de cuerpo entero, medio plano y detalle.

 

Antes de comenzar la sesión, recuerda que si no estáis a gusto, fotógrafo y modelo, se notará en las fotos. Todo ha de estar hablado y pactado, sin trampas, de forma que todo fluya de manera natural y desparezcan esos nervios iniciales rápidamente. Si existe cierta desconfianza en el fotógrafo, el éxito no estará asegurado. Te invito a ver lo que opinan algunos de mis modelos sobre mi trabajo.  Ante todo recuerda que una sesión de este estilo es para pasarlo bien, disfrutar y tener una buena experiencia.